lunes, 8 de septiembre de 2008

Menos de dos semanas...

Estuve pensando en como comenzar este blog. Lo típico sería "Presentación" o "Érase una vez" pero la verdad es que la frase "menos de dos semanas" es la que no se me quita de la cabeza desde hace días y por tanto merecía el honor de comenzar con ella este blog. Dicho esto pasemos al tipo de comienzo más previsible.

Hagamos una esquemática introducción

1- EL RETO.

Nuestro objetivo será realizar el camino frances desde Roncesvalles (o Pamplona, aún está por decidir) en bicicleta en unos 13 días. Ya se que esto es lo más habitual y no representa nada extraorniario pero cada uno conoce sus posibilidades y a nivel personal representa un reto para nosotros.

2- EL DIA "D"

El día de partida será el próximo día 19 por la tarde. La idea es alquilar un coche desde donde vivimos (Coruña) hasta Pamplona. Si partimos de Roncesvalles uno de nosotros se quedará allí con las bicis mientras el otro va a Pamplona a dejar el coche y regresa en autobús. Si es desde Pamplona será más cómodo. En cualquier caso el verdadero día "D" será el día 21 cuando daremos nuestra primera pedalada en dirección a Santiago

3- LOS PROTAGONISTAS

Aunque hasta hace pocas horas éramos tres para emprender esta aventura hemos sufrido una baja de última hora con lo que sólo seremos dos para afrontar esas duras jornadas de carretera. Por cierto, aún no he dicho nuestros nombres. Soy César y mi compañero de fatigas será Luis.Ambos estamos en la treintena y vivimos en Coruña. Resultad paradójico que nos vayamos a alejar 700km de nuestra casa para volver casi a ella (Santiago está a menos de 70km de aquí).

4- LA HISTORIA

Pues hace escasamente año y unos meses que me volví a subir a una bicicleta desde la adolescencia. Aún recuerdo las primeras pedaladas titubeantes por delante de mi casa volviéndome a encontrar encima de dos ruedas tras no haberlo estado en casi 20 años. La verdad es que fuera de los videojuegos nunca había tenido un hobbie y por ello cogí de tan buen agrado el de la bicicleta de montaña. Aquí le tengo que dar las gracias a mi amigo Marcos que fue quien nos metió el gusanillo de la bici en el cuerpo a Luis y a mi. Él iba a ser el tercer mosquetero de esta historia pero al final se quedará en tierra. Una auténtica lástima.

Pues bien, comencé con una bicicleta prestada por Luis. Aunque el no las utilizaba desde que volvió de inglaterra hace unos 10 años tenía en casa dos bicicletas de montaña (o más bien lo que ahora denominaríamos ciclocross) con las que ambos volvimos a retomar el vicio de las dos ruedas hace poco más de un año. Recuerdo con cariño aquella Gary Fisher que tenía los frenos intercambiados (sí, los ingleses además de circular por la izquierda también tienen los frenos cambiados de lado en las bicicletas).

La verdad es que me gustó mucho la experiencia y me enganchó totalmente. Tanto que al cabo de un mes ya sentí la necesidad de comprar mi propia bici. Comencé con un presupuesto de 200 euros pero poco a poco fui subiendo hasta que me decidí por una Decathlon 5xc de 360 euros. Pensar que en aquel momento me pareció una locura gastar tanto dinero y en menos de un año me compré una Gary Fisher de 1600 euros... Bueno, nadie dijo que tener hobbies sea barato.

También tuve mi época entusiasta en la que me metí en un club de ciclismo, el club de ciclismo Riazor (http://www.ccriazor.com). La verdad es que es gente estupenda y me recibió de una forma inmejorable. Salí con ellos durante unos meses pero con la llegada del verano, un problemilla físico, una época con más vida social y el cambio de horario de las salidas (domingos a las 9h) se me fue haciendo cada vez más dificil seguir su ritmo. De todas formas espero volver a disfrutar de su compañía durante el próximo invierno.

Hace unos tres meses (antes del verano), no se como se me ocurrió proponer hacer el camino de Santiago. La verdad es que lo hice dando por hecho que nadie me iba a apoyar por lo que tampoco sopesé las consecuencias de mi propuesta. El tema es que tanto Luis como Marcos dijeron que sí a la primera. Y allí me encontré yo, pensando en el viejo refrán "por la boca muere el pez". Yo había propuesto ir y aunque en el momento que me di cuenta que igual lo hacíamos me entró el miedo ya no podía echarme atrás. Aún así fue pasando el verano y claro, todos nos relajamos y casi olvidamos el tema. Ya pensé que no íbamos a ir hasta que hace unas semanas volvió a resurgir el tema con fuerza y entonces me dije "Ahora si que no hay marcha atrás. Ya no lo hago por faltar a mi palabra con los demás sino que lo hago por no faltar a mi palabra conmigo mismo".

5- LOS PREPARATIVOS

Bueno, aquí hay que reconocer que más bien pocos, o al menos muchos menos de los que me hubiera gustado. Mis dos acompañantes de viaje son gente que le gusta mucho improvisar y aunque a mi no creía que finalmente no íbamos a ir. Por ello a falta de 11 días para la partida aún nos faltan muchas cosas por comprar. Quiero pensar que lo de ir improvisando algunas cosas durante el camino también nos lo hará vivir con más intensidad. Por el momento no cuento nada más que con el equipamiento habitual de las salidas diarias: culots, mallots, casco, guantes, etc. El transportín y las alforjas espero que me las deje este miércoles un buen amigo que ya ha hecho el camino dos veces (http://aventuracamino.blogspot.com/2007/03/etapa-0-mirando-hacia-adelante.html). Si durante el camino dudamos en algo le preguntaremos a las alforjas que ya son veteranas, je,je,je.

En este apartado agradecería cualquier sugerencia que nos pueda ayudar ya que es uno de los puntos que más dudas me plantea sobre todo teniendo en cuenta la época del año (última semana de septiembre y primera de octubre). Tenía pensado llevar sobretodo ropa más bien de verano (guantes, mallots) pero tengo mis serias dudas. Otro de los puntos es que tipo de cosas considerais imprescindibles que a primera vista igual uno no piensa en ellas. Ya tengo anotados tapones para los oidos y algún tipo de pomada para rozaduras.

6- EL ENTRENAMIENTO

Me hubiera gustado estar mejor entrenado. La verdad es que no le dediqué toda la fuerza de voluntad que hubiera debido pero también tuve mala suerte. Durante el verano me puse en serio en un par de ocasiones pero en ambas cuando llevaba dos semanas de entrenaiento constante primero una fuerte gripe que me tuvo con antibióticos más de una semana y en la segunda una gastroenteritis que me debilitó totalmente echaron por tierra la mejora conseguida en las semanas previas y me cortaron el ritmo y las ganas de seguir entrenando. Ahora llevo tres semanas haciendo bicicleta 6 días a la semana. No le puedo dedicar tanto tiempo como me gustaría así que se basa en salidas cortas de unos 25-30km en llano pero intentando darlo todo consiguiendo medias de unos 22-24km/h. Comentando con otra gente que hizo el camino parece que si esta vez las lesiones y enfermedades me respetan conseguiré llegar al día 19 en una forma más o menos aceptable.

7- EL BLOG DURANTE EL VIAJE

Iré mandando fotos y algún texto espero que todos los días. Supongo que texto más bien poco porque lo haré con mi Nokia N70 y como comprendereis no es nada fácil escribir algo decente con el teclado de un móvil. Gracias a la tarifa de internet de Simyo me saldrá bastante económico mandar un par de fotos y un textito cada día. Espero que me queden fuerzas para poder teclear, je, je. Además llevaré una antena externa GPS con lo que el móvil también nos valdrá para seguir el camino con el Tomtom o con el CompeGPS. Para que os hagais una idea de lo bohemio que es mi compañero de viaje, Luis, no sólo va a ir con una bicicleta de más de 15 años sino que aún se resiste a tener teléfono movil. Voy a ver si lo convenzo para que lleve mi otro móvil durante el viaje por si nos separamos en algún momento.

Despues de este primer post tan denso sólo me queda decir ¡ULTREIA ET SUSEIA!

1 comentario:

Emilio dijo...

Muchos ánimos César. Seguiremos vuestro periplo desde el Riazor. Os recomiendo salir desde Roncesvalles, desde la misma Colegiata. Si es posible escuchad la misa y recibid la bendición del peregrino. Seas o no creyente es emocionante.Disfrutad y ojalá os invada el espíritu del Camino, que existe.
Mucha suerte y adelante. (Emilio)