jueves, 2 de octubre de 2008

Etapa 11:Triacastela - Portomarin (49 km)

Quería resumir en una sola palabra esta etapa pero no doy elegido entre dos que la describen perfectamente: "Belleza" o "Galicia". Acaso no sabré elegir porque ambas significan lo mismo?
Y es que desde que entramos a Galicia los trayectos son de una belleza sin igual discurriendo por caminos entre árboles que entrecruzan sus ramas sobre nuestras cabezas, pequeñas aldeas que nos trasladan al pasado, puentes para cruzar una y otra vez los ríos que bordean el camino constantemente. En definitiva, que cualquiera que haga el camino y que haya pasado 2 semanas caminando por Castilla tienen que quedar éxtasiados cuando llegan a Galicia. Dicho esto pasemos a describir un poco la jornada.
Esta noche habíamos parado en un albergue privado. La verdad mucho mejor que uno público aunque faltaba el ambiente de "gran familia" que hay en uno público. Aquí era gente más "fina" que iba a su aire. Como muestra fuimos los únicos que cocinamos nuestra cena, el resto fue a cenar fuera. Pues bien, como la hora de salida del albergue era a las 12 y el día anterior habíamos adelantado 22 km decidimos darnos el gustazo de dormir hasta tarde, hasta las 9, je, je.
Salimos del albergue sobre las 10:30. Justo al final de Triacastela el camino se bifurca a izquierda y derecha. Nosotros cogimos a la derecha pues queríamos ir al monasterio de Samos. Nada más girar una subida por carretera que sí coincidiera a otras horas ni mencionaría pero siendo en el primer minuto de marcha del día me pareció otro Cebreiro. El cansancio se va acumulando y cada día mis piernas tardan más en calentar.
Tras dos o tres km por carretera hay un desvío a la derecha en donde empieza un bello camino típicamente gallego con sus corredoiras, aldeas y vacas. Aunque vuelve a salir a la carretera 4 km más adelante merece la pena cogerlo. Además, a pocos metros de volver a la carretera encontramos otro sendero que ya nos llevará hasta el monasterio.
El monasterio de Samos es de los más importantes y bonitos de Galicia. Sellamos ahí la credencial y nos dijeron que iba a empezar una visita guiada por 3€. Decidimos apuntarnos y no estuvo mal aunque esperaba algo más espectacular. Creo que he visto demasiadas catedrales en los últimos días ...
Continuamos por más sendas en medio de la naturaleza hasta que llegamos a Sarría donde comimos. Al salir del pueblo alguna subida que me tomé con mucha calma al estar haciendo la digestión. Que mal me sienta pedalear después de comer, decididamente para el camino de santiago hay que hacer horario de funcionario, de 8 a 3 y la tarde para descansar.
Continuamos nuestro viaje hasta el destino de hoy, Portomarin. Como seguramente sabreis el antiguo pueblo de Portomarin fue sumergido al hacer un embalse por lo que se construyó uno nuevo más arriba. Incluso la iglesia fue movida piedra a piedra y en alguna de ellas aún se nota la numeración que le pusieron para reconstruirla. Pues bien, quedamos boquiabiertos al ver el embalse casi vacío a emergiendo de él los restos de las casas y calles del antiguo pueblo. La verdad es que no contaba con ver en Galicia un embalse con tan pocas reservas de agua.
En el albergue tuvimos suerte y nos dieron prácticamente las últimas camas. No nos podemos quejar ya que dormiremos en cubierto por 3€ pero es el albergue con menos espacio en el que hemos estado habiendo verdaderos problemas para moverse por la habitación saltando sobre las mochilas de la gente.
Estamos a sólo 92 km de Santiago. El final de la aventura está a la vuelta de la esquina. Ya hemos superado las mayores dificultades y ahora cada metro que recorremos por Galicia se disfruta con un sabor agridulce. Dulce porque es nuestra bella tierra y una maravillosa recompensa a nuestro esfuerzo. Y agrio porque cada metro que recorremos nos acerca al final de esta aventura que hasta ahora sólo ha tenido buenos momentos. Pero ya lo dice el refrán "no llores porque haya terminado, sonríe porque lo has vivido".
No me voy a poner más filosófico hoy que ya habrá ocasión en los próximos días así que mientras no entre por la puerta de mi casa hay camino por lo que tengo que terminar diciendo como siempre ... Buenas noches y buen camino
PD.: este post lo tuve que enviar al día siguiente porque desde el albergue de Portomarin fue imposible hacerlo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Bos dias,

Pos moi ben, esto sta a puntiño de rematar, ah, é unha pena, bueno disfrutade ó momento na iglesia de Santiago,

PD: se vedes a Rouco escapade del, din que e moi malo.

silvia dijo...

La aventura está llegando a su fin, espero que lo hayáis disfrutado mucho.

marcospg dijo...

Por fin he podido leer el blog!!!
Me lo he leido enterito!!!! y eso que voy de culo con el tiempo jejejjej... pero la verdad es que los recuerdos que me trae... merece la pena revivirlos!!

Solo me queda decir qeu me siento orgulloso del camino que estas viviendo... porque el camino se vive, no se hace!

Lo dicho, enhorabuena por todo lo que estais viviendo... y seguid disfrutando dia a dia... porque por lo que estoy leyendo... pasado mañana no será la última etapa del camino, sino que será el pistoletazo de salida para el siguiente... quien sabe si la via de la plata ;)

Por cierto... será el 4º camino de esas maravillosas alforjas!!! jejejej... ellas si que saben lo que es sufrirrrrr :P

Ultreia et suseia