jueves, 2 de octubre de 2008

Etapa 12: Portomarin - Arzúa (55 km)

Hoy ha sido un día en el que he vivido el espíritu del camino en toda su plenitud. Nos lo hemos tomado con calma desde el principio, hemos hablado con la gente, saludado a todos los peregrinos, degustado una estrella galicia con un madrileño y una alemana... De esta forma los km fueron pasando casi sin darnos cuenta ya que lo que media hoy el progreso de la etapa no era la distancia recorrida sino el número de experiencias acumuladas.
La mañana comenzó oficialmente a las 7:30 cuando encendieron las luces del dormitorio del albergue. No nos dimos prisa en salir ya que todavía era de noche y no queríamos montar las luces en la bicicleta para sólo unos km. De esta forma comenzamos el trayecto a las 8:30. Lo primero tomar otro par de instanteas del impresionante estado del embalse de Portomarín que atravesamos por un estrecho puente peatonal de metal. Luego unas cuestecillas para ir entrando en calor. Por cierto, hoy me dolían las piernas al despertar por lo que por una vez estiré bien y puede que fuera por eso o no pero me encontré bastante bien.
El trayecto fue un 50% asfalto y un 50% corredoira. Constantes subidas y bajadas que no dejaban enfriar las piernas. Lo que sí enfriaba y de que manera era el resto del cuerpo en las bajadas con el aire frío.
En Arzua nos volvieron a rechazar en el albergue público por ser ciclistas. Afortunadamente pocos metros más abajo estaba el albergue privado "da fonte" que fueron 7€ y está mucho mejor que cualquiera público. Como ejemplo las habitaciones son de 4 camas y hoy la tenemos sólo para nosotros 2.
Como veis no ha pasado nada especial, no hemos conocido grandes personajes ni superamos grandes cimas. Sin embargo en mi interior siento que ha sido un gran día, posiblemente el día más "auténtico", cuando más he vivido el camino. Lo malo es que ahora que creo hacer asimilado el verdadero espíritu del camino mañana este llegará a su fin. Pero sólo "este camino". Hay todavía muchos caminos y muchos años por delante. Pero esta es otra historia que ya comentare en el epílogo de este blog.
Mañana sin duda será un día especial. 38 km nos separan de Santiago. 38 km de ver las torres de la catedral. Aún recuerdo cuando una semana antes de emprender esta maravillosa locura fuimos al Decatlhon de Santiago y dije "La próxima vez que vea esta ciudad se me caerán las lágrimas". No se sí esto va a ser así pero mañana lo descubriré.
El plan es llegar a Santiago para comer y aunque estemos ahí evitar acercarnos a la catedral para dejar el gran momento para el sábado a eso de las 11 para asistir a la misa del peregrino a las 12 y dar así por finalizado el reto ... de momento.
No se sí esta noche dormire bien o no. Me estoy autoconvenciendo que el gran día es el sábado a propósito para dormir hoy aunque nadie me conoce mejor que yo mismo y dudo de mis fuerzas para alejarme mañana de la catedral ...
Mañana os lo contaré. Buenas noches y buen camino

6 comentarios:

silvia dijo...

Por fin, la llegada a Santiago.

No me cabe duda de que habrá otros caminos, la aventura merece la pena.

Emilio dijo...

Siempre se está en camino César, pero estas experiencias te ayudan a conocerte más y a saber lo que es verdaderamente importante en la vida y lo que es superfluo ( a veces lo confundimos). Eso es parte de la sabiduría.
A medida que te acercas a Santiago los demás también sentimos nostalgia. Nos hemos hecho adictos a tu blog. Buen día.

Enrique dijo...

Imagino que donde has hecho más callo es en el dedo, tecleando este blog en el móvil ¡eso sí que tiene mérito! :) No olvides ir el domingo a Fisterra a quemar el maillot ;)
Saludos de los compañeros del cmij!!!!

Anónimo dijo...

Pa cuando la melopea, llegada a Santiago, festa rachadaaaaa, y, despues the ultimate experience:LA RESACA.

Ah se me olvidaba, si, soy yo

Esther dijo...

¡¡¡Urra, urra, urra por esto dos chicos que ya llegaron a su destino, vivos y coleando!!!
¡Enhorabuena,campeones!

Anónimo dijo...

xa chegachedes a fin do camiño!unha grata e sabedora experiencia que vos fará replantexar moitas cousas vividas e por vivir.Fixechedes que recordase a maravilla que se sente no camiño,a xente,as emocións,un sinfin de sentimentos que afogan a un cando recorda..moitas grazas.Ahora orade na catedral coma bos peregrins que sodes