lunes, 22 de septiembre de 2008

Etapa 2: Estella - Logroño (51 km)

Pues la previsión del tiempo afortunadamente sigue fallando como una escopeta de feria y hemos tenido otro día perfecto para pedalear. La etapa tuvo cuatro partes muy diferenciadas. Hasta los arcos fue una constante subida por carretera y pistas lisas con lo que se hizo muy llevadero. El segundo cuarto transcurrió por largas pistas de tierra en llano o bajando entre inmensos viñedos lo que nos permitió hacer una media de casi 20 km/h en este trozo. Del tercer cuarto lo único bueno que se puede decir es eso, que sólo fue un cuarto. Constantes repechos infernales seguidos de endiabladas bajadas plagadas de piedras sueltas que nos obligaron a poner pie a tierra y empujar la bici en más de una ocasión. Aquí no creo que fuéramos más rápido que alguien a pie. La última parte del día fue por carretera o pistas circulables sin mayor dificultad. Como hito mítico de esta etapa tenemos la fuente del vino, a pocos km de Estella. Os adjunto una foto de Luis con el vaso de vino en la mano. Creo que esta fuente tenía que estar por la mitad de la etapa. Tras un par de tragos se nos hubiera hecho más llevadero, je,je. También destacar que nada más pasar la fuente uno puede elegir entre dos alternativas para seguir el camino. Íbamos a coger la larga pero un peregrino nos aconsejo coger la otra porque la primera tenía muchos puntos que no podían pasarse con la bici. La verdad es que me quedó pena no haberlo intentado.
De momento el clima está ayudando mucho en nuestro viaje. Creo que hemos acertado con las fechas para coger buen tiempo pero sin calor ni agobios en los albergues.
Al llegar a Logroño nos sorprendimos al ver que hemos coincidido con las fiestas. No es tan bonito como parece porque el día grande fue ayer y hoy toda la ciudad tiene un aire de resaca. El albergue no está mal aunque estamos un poco afinados en las habitaciones. Al menos es barato, sólo 3€. Lo que más nos sorprendió fue al volver de comer encontrarnos a una señora francesa de 68 años que durmió con nosotros ayer en Estella. ¡Hoy ha hecho 50 km ANDANDO! Y por encima dice que para ella es normal. Pensar que a nosotros hacerlos en bicicleta nos pareció suficiente :-(
Por otra parte le estoy viendo los pros y los contras a hacer el camino en bici. Como pros tenemos evitar las ampollas en los pies y que el recorrido se hace más ameno (me imagino lo aburrido que debe de ser una de las rectas de hoy a velocidad de paso). Por contra es que al ir más deprisa que los peregrinos a pie y más despacio que el resto de los bicigrinos (sí, nosotros nos lo tomamos con calma) no coincides dos noches con la misma gente. Esto hace que pierdas el espíritu de hermandad que se fragua entre los peregrinos que comparten las experiencias de su viaje. Por otro lado también nos saltanos algunos detalles del paisaje al pasar desprisa por ellos. Difícil elección, a pie o en bici, creo que el siguiente probaré a hacerlo a pie aunque es muy pronto para pensar en el siguiente.
Un día más quiero daros las gracias a todos y todas los que habéis escrito en este blog. Desde lejos este tipo de cosas se aprecian mucho más de lo que pensaba.
Ahora os dejo que estoy disfrutando de un vino en la plaza principal de Logroño. Hasta mañana y ... ¡Buen camino!

3 comentarios:

Luigi dijo...

Que mejor manera de festejar esos 51 km q una buena botella de vino en tan prospera tierra y tranquilos el espíritu del camino os envuelve a cada paso o en vuestro caso a cada pedaleada seas agnóstico o creyente lo importante es disfrutar con lo bueno y lo malo pq de otra manera no habría una historia q contar.

Anónimo dijo...

Helloooo,

Soy yo,

Que bonito me esta pareciendo carai, es como una telenovela seguiros, me encanta, seguid así, con cuidadiniii, olee ese vinillo.

saludos

Silvia dijo...

Me alegra mucho que todo esté saliendo tan bien. Es entretenido leer vuestras aventuras.

Muchos animos.